Un pequeño gran secreto que hay detrás de las victorias de Jon Rahm en Madrid

Ampliar
Profesionales
Fecha Domingo, 27 octubre 2019
El dato es bien conocido: Jon Rahm ha jugado en Madrid dos torneos como profesional y ha ganado los dos. Primero, el Open de España en abril de 2018 en el Centro Nacional y, un año y medio después, a principios de octubre de 2019, de nuevo el Open de España, esta vez en el Club de Campo Villa de Madrid. No hace falta señalar que los triunfos del joven vasco se fundamentan sobre todo en su talento, en la excelencia de su juego y, en definitiva, en la capacidad de competir al máximo nivel casi cada semana. Sin embargo, detrás de estos dos triunfos de Jon en Madrid se esconde también un pequeño gran secreto que, tal y como nos ha confirmado el propio jugador, tuvo su trascendencia. “Es muy curioso, pero cuando llegaba a Madrid a jugar, un lugar donde la altitud ya es un factor a tener en cuenta, me encontraba con que las condiciones eran casi idénticas a las que tengo en el campo de Scottsdale donde más vueltas de entrenamiento juego a lo largo del año, el Silverleaf Country Club, muy cerca de mi casa”, revela el jugador. Y el asunto no es ninguna tontería, sobre todo en el caso del Club de Campo, un recorrido que Rahm casi no conocía. No lo es, puesto que el español juega en Madrid los mismos palos que en Scottsdale para distancias y situaciones similares, lo que facilita su rápida adaptación e, incluso, refuerza la confianza. En efecto, la altitud de los tres campos citados, es muy parecida. La cota más alta en el Silverleaf Country Club (Scottsdale, Arizona) se encuentra a 626 metros de altura, mientras que en el Centro Nacional alcanza los 678 metros y en el Club de Campo los 635 metros, casi idéntica a la del campo de Arizona. Por último, señalar que los cálculos generales que Jon tiene hechos de su experiencia en Scottsdale con tal altitud se cifran en un incremento del cinco por ciento en el vuelo de la bola.