Tú eres la recompensa

Ampliar
Fecha Viernes, 16 julio 2021

El golf es magia y seriedad. Una combinación difícil y explosiva que está al alcance de cualquiera, pero en ningún otro deporte como en el golf es tan fácil ver escapar de las manos una victoria casi segura. 

 

En fútbol, un delantero que está teniendo un mal día puede pedir el cambio y sentarse en el banquillo. En golf no es posible. Y en ello radica su honorabilidad. No puede pedir el cambio, ni irse al banquillo por una lesión. Empieza en el tee del 1 y tiene que acabar en el 18.

 

El golfista que se presenta en el primer tee de salida tiene algo más que valor, sabe que ya no hay marcha atrás y que no hay límites para posibles desastres. 

 

El primer golpe de un recorrido es el más estresante de todos. Los golpes de prácticas no bastan para eliminar el nerviosismo del comienzo. Los síntomas más comunes son visión nublada y un deseo de acabar lo antes posible.

Desde ventajas perdidas, hasta putts no embocados, en golf no es posible predecir nada en absoluto. Y a diferencia de lo que ocurre con la mayoría de los deportes es muy importante la deportividad en el campo. 

 

Es muy fácil hacer trampas en el golf y por eso la honorabilidad del jugador es clave.

 

El juego puede ser sencillamente diabólico: lo peor puede ocurrir siempre y la autocomplacencia es severamente castigada…las peores calamidades les ocurren hasta a los mejores jugadores del planeta.

 

El golf es grande y todos podemos serlo con él. Su grandeza reside en la grandeza de uno mismo y es el fiel reflejo del alma y de la personalidad. Aunque a veces parezca lo contrario, el golf es un amigo. Si lo tratamos así, seremos recompensados.