¿Suerte o perseverancia?

Ampliar
Fecha Jueves, 2 diciembre 2021

El golf es magia y seriedad. Una combinación difícil y explosiva que está al alcance de cualquiera, pero sin dejar que un día de golf esté a merced de ninguna suerte. No se lo merece. 

 

Y es que cuanto más practiques más suerte tendrás.

 

La suerte en golf es la quimera y la salvación, el engaño a uno mismo, la evidencia de nuestras carencias en el campo. Nadie dijo que esto era fácil y nadie sabe mejor que uno mismo que la suerte no existe. No aceptar las limitaciones del momento y jugar limpio de superstición y de azar es un triunfo que recompensa con buenos resultados.

 

La única suerte es practicar y mentar a la suerte trae mala suerte. La única manera de estar bien con los dioses del golf es aceptar, callar y seguir adelante. Jugar y dejar que el golf sea un juego donde seamos la suerte es el último eslabón, la puerta final a ser un golfista completo.

 

El golf es grande y todos podemos serlo con él. Su grandeza reside en la grandeza de uno mismo y es el fiel reflejo del alma y de la personalidad. El primer paso es dejar de fantasear y admitir nuestras carencias para mejorarlas.

 

Aunque a veces parezca lo contrario, el golf es un amigo. Si lo tratamos así, seremos recompensados.