La llamada del golf

Ampliar
Fecha Jueves, 19 noviembre 2020

Sin pasión no hay golf y de verdad, es más fácil de lo que parece. Es un deporte de repetición.

El golf promueve no sólo la salud física, sino la fuerza moral y la auto superación. Supone un barrido de nuestro desasosiego mental, un antídoto a la preocupación y una llamada a la armonía.

Una de las grandes virtudes del golf y a la vez uno de los grandes retos que no te permiten excusas, es que en realidad no jugamos contra otros sino contra nosotros mismos.

Siempre eres tú contra el campo, el compañero de juego es simplemente un compañero de viaje. El reto está en superarte a ti mismo, no en ganar al de al lado.

Y en esta época tan incierta, con estados de alarma, cierres de comunidades autónomas y una gran incertidumbre en nuestras vidas, el golf puede ser un regalo, una cura, un escape y un despegue en plena naturaleza y al aire libre.

Unas horas para ti sin nada más que pensar que en el siguiente golpe, sin darle vueltas a la cabeza, el aquí y el ahora, o la conciencia plena. Un par de horas invirtiendo en tu juego y en tu disfrute, sin que nada ni nadie rompa la magia.

Adicionalmente está la belleza de los campos de golf, el olor a hierba fresca, la brisa, la fauna y los paisajes que propician esa conexión espiritual. Y al ser un juego diurno, los rayos de sol nos ayudan a obtener más vitamina D, que está ampliamente vinculada con el bienestar. 

Regálate golf y disfruta del verde, del sol, de la brisa y sobretodo disfruta de ti.