La FGM, pionera en disciplina deportiva en golf

Ampliar
Disciplina Deportiva
Fecha Viernes, 16 octubre 2020

Desde hace años el Comité de disciplina de la Federación de golf de Madrid impone medidas educativas en golfistas menores de edad que infringen las normas, en lugar de retirarles la licencia o el hándicap. La disciplina deportiva es una de las piezas angulares del deporte federado junto con la potestad disciplinaria de los árbitros.

La disciplina deportiva en golf es un asunto muy serio. Un deporte donde se fomenta el respeto y las buenas maneras, la cortesía y deportividad y donde la tolerancia a las trampas, insultos, agresiones físicas es CERO.

Las infracciones deportivas se clasifican en muy graves, graves o leves.

Aunque el listado de comportamientos que consta en los Estatutos de la FGM es amplio, se consideran faltas muy graves, por ejemplo, las agresiones físicas, la manifiesta desobediencia a las autoridades deportivas, la manipulación de la tarjeta de resultados, etc.

Como infracciones graves son las que atentan al decoro (insultos, gestos…), manipulación de material deportivo, etc. Las leves, en general, son aquellas en las que se incumplen las normas por negligencia o descuido excusable.

El Comité de disciplina de la FGM sólo actúa durante el transcurso de competiciones oficiales y adquiere conocimiento de las infracciones a través de la denuncia por parte del comité de competición de los Clubes.

En el 2019 se tramitaron seis expedientes disciplinarios, uno menos que en el 2018. Dos de ellos correspondieron a jugadores menores de edad.

La sanción en adultos es la retirada de la licencia federativa o el hándicap unos meses o un año dependiendo de la falta. Sin licencia federativa no tienen posibilidad de jugar en ningún campo de golf y sin hándicap no pueden competir en ningún campeonato o torneo oficial.

En cuanto a las sanciones en jugadores menores de edad, la Federación de golf de Madrid es pionera desde hace años en un sistema más pedagógico, menos drástico. No les retira ni la licencia ni el hándicap, les impone medidas educativas para que su vida deportiva no se frene.

Los menores son emplazados a ir a campeonatos y torneos para ayudar al director del torneo en lo que haga falta; reparto de tarjetas, rastrillar bunkers, llevar botellas de agua…mientras sus amigos disputan el campeonato. Una buena lección sin que deje de jugar o competir y que su recorrido deportivo no se detenga, aprendiendo a jugar limpiamente.

Ver el ejemplo de un niño de 7 años

Golf es cortesía y deportividad