Historias del Club de Campo: el periodista que se jugó el puesto para desagraviar a Seve

Ampliar
Profesionales
Fecha Viernes, 4 octubre 2019

Una de las ediciones más memorables del Open de España se disputó en el Club de Campo Villa de Madrid. Fue en el año 1991 y el argentino Eduardo Romero se impuso a Severiano Ballesteros después de siete agónicos hoyos de desempate.

Aquella fabulosa batalla entre dos de los golfistas más grandes del momento dejó una frase para el recuerdo. “Estoy muy orgulloso y feliz porque he ganado al mejor jugador del mundo, pero triste porque he batido a mi ídolo”. La sentencia fue tan contundente que mereció la portada de algunos diarios deportivos. La historia corrió como la pólvora y no son pocos los aficionados que la recuerdan a día de hoy con la piel de gallina.

Sin embargo, en aquel playoff y relacionado también con los medios de comunicación, sucedió otra historia entre bambalinas que no es conocida entre el gran público. El Open de España era retransmitido en directo por Televisión Española. Se le había reservado el tiempo justo para acabar la jornada en el hoyo 72 y después estaba prevista la emisión de una película. Cuando terminó el torneo y hubo que acudir al playoff se tuvo que tomar en el ente televisivo una decisión muy delicada.

Fueron muchas las voces que pidieron cortar el Open de España y pasar a la película, pero Sergio Gil, entonces director de deportes de Televisión Española asumió toda la responsabilidad y se jugó el cargo. Peleó, luchó y logró imponer que se mantuviera el desempate en pantalla y retrasar la emisión del film. Eso sí, nadie podía imaginar que sería el desempate más largo de la historia del Open de España, hasta ese año, claro, ya que en el siglo XXI hubo uno de nueve hoyo en El Saler que acabó con triunfo de Raphäel Jacquelin.

Los hoyos se iban sucediendo. Primero el 16, después el 17, más tarde el 18, de nuevo el 17, otra vez el 18, una vez más el 17 y por último el 18 por tercera vez. A cada hoyo de playoff caía más presión sobre Sergio Gil. No era fácil mantener la cabeza fría y, sobre todo, el pulso firme en esa situación. Pero el periodista lo consiguió y toda España pudo ver de manera íntegra el desempate. De alguna manera, Sergio Gil reparaba el histórico agravio que Televisión Española cometió con Severiano Ballesteros en el Open Championship de 1984.

Sobre este asunto hay varias leyendas urbanas. La realidad es que España pudo ver por televisión el final de la vuelta del genio cántabro, pero cortaron la emisión cuando aún estaba Tom Watson en el tee del 18 con opciones de empatar a Seve. Un eagle del norteamericano en el hoyo final del Old Course habría provocado un empate y el consiguiente playoff para dirimir al campeón.

Tampoco se pudo ver la entrega del trofeo. Seve jamás perdonó aquella afrenta. Televisión Española emitió en lugar del final del Open Championship la cuarta carrera de caballos del hipódromo de Lasarte. Un contrato obligaba a ello, aunque no dudaron en saltárselo en una ocasión para emitir la última jornada de la Liga de fútbol.