Historias del Club de Campo: “Ayer volví a recordar por qué dejé el golf…”

Ampliar
Profesionales
Fecha Domingo, 6 octubre 2019

Catorce años después Carlos de Corral se echó la bolsa al hombro y cerró un ciclo con el Club de Campo como testigo. Esta es una historia de amigos, profesionales de golf y caddies. Y de cómo se sufre tanto a un lado como a otro del escenario…

Corría el año 2005 cuando el Open de Madrid, perteneciente al European Tour, hizo parada en este mismo Club de Campo, en el Recorrido Negro de Javier Arana. Entonces, De Corral, profesional que daba sus primeros pasos en la élite, tuvo la oportunidad de jugar el torneo y le pidió a su buen amigo Eduardo de la Riva que lo acompañara como caddie. Se conocieron en los equipos nacionales de la Real Federación Española de Golf cuando apenas tenían 14 años y muy pronto se hicieron íntimos.

De la Riva se colgó la bolsa y ambos hicieron un papel más que notable. Carlos terminó en el puesto 34º con cuatro vueltas de 71, 66, 68 y 71. Es decir, no perdió ninguna de las cuatro batallas contra el campo. Fue la segunda mejor actuación de su carrera en el European Tour, después de acabar 31º en el Open de España de ese mismo año.

Este viernes surgió de manera accidental la posibilidad de cerrar el ciclo de manera perfecta. Alex Larrazábal, hermano de Pablo, profesional del European Tour con cuatro victorias en su palmarés, y buen amigo también de De la Riva, le hizo de caddie el jueves en la primera jornada del Mutuactivos Open de España que se disputa esta semana, pero no pudo seguir cargando con la bolsa el resto de los días.

Eduardo, que esta semana está durmiendo en casa de De Corral, le pidió que reemplazara a Alex para ayudarle a pasar el corte. Carlos no lo dudó. Esas cosas no se dudan cuando te las pide un amigo. Eso sí, una y no más…

“No me ha gustado nada la experiencia. Es muy duro hacer de caddie a un amigo y mucho más cuando lo haces de manera tan puntual y hay tanto en juego. He recordado por qué dejé un día el golf profesional. Había mucha tensión porque se está jugando la tarjeta del European Tour. Quieres ayudar, pero no sabes muy bien cómo y acaba el día y sientes que no le has servido de mucho. Es muy difícil digerir algo así”, asegura Carlos con absoluta sinceridad.

En cualquier caso, pese a lo duro y complicado del trance, hay que decir que la sociedad volvió a ser un éxito. Eduardo, aunque sufriendo, pasó el corte y se aseguró acabar el año entre los 150 primeros de la Race to Dubai. Esto ya le da categoría para el año que viene y le permite entrar directo en la Final de la Escuela. Eso sí, aún tendrá que sumar puntos en los dos torneos que faltan, Open de Francia y Portugal Masters, para mantener la tarjeta.

Este último y gran objetivo tendrá que hacerlo con otro caddie, ya que De Corral, de momento, cuelga los palos en este sentido. Es la tercera vez que ha hecho de caddie (una fue con Gonzalo Fernández Castaño en Suiza y otra con Eduardo de la Riva en Portugal) y salvo que ocurra algo raro, la última. Carlos de Corral es hoy director deportivo de la Federación de Golf de Madrid.