Ernie Els, los hipopótamos del hoyo 13 y aquella madera 3 de Pablo Martín: cuando el sueño se hace realidad

Ampliar
Profesionales
Fecha Jueves, 28 noviembre 2019

Este jueves a partir de las 12.40, hora peninsular española, hay un sueño que se va a hacer realidad. Un sueño perseguido, peleado, luchado, sangrado, llorado y también muy disfrutado. Es el sueño de Sebastián García Rodríguez. El bravo golfista de Madrid debuta hoy en el European Tour como miembro de pleno derecho. Será su primera ronda con la tarjeta en el bolsillo. Arranca una nueva aventura.

Lo hace en el Alfred Dunhill Championship, primer torneo de la temporada del Circuito Europeo. Se juega en el recorrido de Leopard Creek, en Malelane, en pleno corazón del impresionante Parque Nacional Kruger. Todas aquellas estampas que Sebastián veía por la tele y con las que dejaba volar su imaginación, soñando con verse alguna vez en esa misma posición, las tiene ahora delante de sus ojos, en vivo y en directo, las puede tocar.

Sebastián nos cuenta sus sensaciones antes de empezar el torneo y transmite emoción, ilusión y unas ganas terribles de comerse el mundo. “Las sensaciones son muy buenas. La suerte es que he podido entrenar con Adrián Otaegui, que era muy buen amigo mío en la época amateur y compartimos muchas cosas buenas. Ha sido un placer vivir con él estos días de entreno”, confiesa a la Federación de Golf de Madrid.

García Rodríguez ha visto mucho golf por la tele. Es su pasión y no se esconde. Tiene grabadas a fuego muchas imágenes de Leopard Creek que ahora al fin las tiene delante. Los recuerdos y las emociones se agolpan en su cabeza. Toca digerir todo y hacerlo con una sonrisa. “Llegar al tee del 1 y ponerte allí, ver al emblemático hoyo 18, donde Pablo Martín pegó esa madera 3… Todo es muy chulo. Qué os voy a contar que no haya visto antes, como las imágenes del hoyo 13 donde se ven los hipopótamos y los cocodrilos… Todavía no me creo que esté en el European Tour y que me esté cruzando con Larrazábal, Paratore, Gonzalo Fernández Castaño, Branden Grace, Ernie Els, Charl Schwartzel y otros grandes jugadores. Son gente que las llevo viendo toda la vida por la tele y ahora estoy con ellos”, señala encantado.

Respecto a Leopard Creek, Sebastián asegura que el driver será el palo clave de la bolsa esta semana. “El campo es para gente que ‘drivea’ muy bien desde el tee. Se pega muy poco madera 3. Sólo he pegado dos maderas 3 y no me considero corto. El tee de salida te exige. Si vas largo y recto se pueden hacer pocas”, explica.

En cuanto a sus sensaciones, Sebas no mira atrás. Va a ir con todo. Como siempre ha hecho. “Me veo muy bien. No sé si con opciones de ganar porque no estoy acostumbrado a jugar aquí, pero de hacerlo bien, seguro. Voy a sacar el cien por cien de mí y a darlo todo. Voy a ir día a día, golpe a golpe y veremos qué pasa. Me ha tocado una buena partida, con dos amigos, Rasmus y Armitage, que los conozco del Challenge. En el fondo, es como jugar un día más en el Challenge pero con el nombre cambiado”, sentencia.