El verano de mi vida al máximo nivel golfístico

Ampliar
Amateur Femenino
Fecha Lunes, 29 julio 2019

Hola de nuevo!

Esta vez os escribo para contaros cómo ha sido mi esperada “vuelta a casa”.

En mayo terminé las competiciones con la universidad en EEUU, coincidiendo con  exámenes finales. Una época del año muy ajetreada pero con un fin muy deseado... la vuelta a casa.

Día 21 de mayo, aterrizo en Madrid,  con ganas de ver a toda mi familia y amigos pero con el Campeonato de España Absoluto ya en mente.

Este año se celebraba en mi club, el CCVM, lo cual me hacía tener aún más ganas de lo normal. Los pocos días que tuve desde mi llegada los dediqué a prepararme con mi entrenador (Álvaro Salto). El torneo comenzó y viví algunas de las vueltas de golf más bonitas de mi vida, no por increíbles resultados, sino por la cantidad de familia y amigos que consiguieron acercarse a mostrarme su apoyo durante el campeonato. ¡Me divertí como nunca!

Terminé con una sexta posición con la que estaba muy contenta, y me tocaba seguir entrenando y preparándome para el próximo torneo, el Women’s British Amateur (una de las más prestigiosas pruebas del año a nivel mundial).

El 8 de junio me tocaba viajar al British, con mi súper capi (Pepo) y con Carolina y Blanca. Aunque la idea de ir de los 40 grados madrileños a los 8 grados que hacía en el Norte de Irlanda no me hiciese demasiada gracia (jajaja) he de decir que me apetecía un montón la semana. Estaba mentalizada de que hiciese el viento, frío y lluvia que hiciese yo iba a disfrutar del torneo que tenía por delante.

Por primera vez en mi vida decidí coger un caddie local para la semana, Johnnie, una experiencia increíble que me hizo sentir como una pro. Johnnie no me llevaba la bolsa y me rastrillaba los bunkers únicamente, sino que era mi segundo cerebro y además se conocía todos los rincones de uno de los mejores links del mundo (Royal County Down G. C.) como la palma de su mano. Me sirvió para lograr clasificarme para la fase match play, a la que solo pasaban 64 jugadoras.

En primera ronda me enfrente a una de las mejores jugadoras del ranking mundial, Alessia Nobilio. Fue un gran match donde jugué muy bien al golf pero no me entraban los putts. Aun así me mantuve paciente en lugar de que eso me sacase de mis casillas, y fue en los últimos hoyos donde sí necesitaba que entrasen y los putts terminaron cayendo. Así fue como la gané, en el hoyo 19. Sin darme tiempo a apenas comer tuve que salir a mi segundo match esa misma tarde. También con muy buenas sensaciones comencé una segunda vuelta donde se levantó mucho viento. Amelia Garvey, mi contrincante, supo combatir el viento con su potencia y hacer varios birdies en la segunda vuelta, que lograron derrotarme. Yo sabía que había perdido ante una probable ganadora del campeonato, y estaba muy contenta porque mi juego estaba mejorando vuelta tras vuelta.

Me tocaba coger un vuelo directo a Málaga, para el siguiente torneo, el Interautonómico de España. Vuelta al calorcito, con dos días de medal y tres días de 36 hoyos de match play por delante, Madrid estaba lista para ser campeona de España otra vez. Con gran compañerismo, momentos de risas, concentración y muy buen golf, llegamos a la fase de match play, donde jugamos contra las Islas Baleares y Comunidad Valenciana. Ambos partidos fueron apretados, quedando 1-1 por la mañana en los foursomes y teniendo que ganar 3 de los 5 individuales por la tarde. Pero 108 hoyos después, nos habíamos clasificado para la final!

Otros 36 hoyos que teníamos por delante, Aquarius, estiramientos, toallas mojadas para el cuello... todo lo necesario para poder llegar al último hoyo con energías, pero lo más importante para mi eran las ganas de ganar, y de llevar a Madrid a lo alto una vez más. Por la mañana quedamos 1-1 en los foursomes otra vez. Y por la tarde las cosas se torcieron en nuestra contra... yo empecé jugando mal, estaba agotada e incluso un poco mareada... 3 abajo después de 12 hoyos, que sabía que no iban a ser fáciles de remontar. Solo me hizo falta un “aúpa María, que necesitamos tu punto” de Freddy, y los ánimos de Pepo para empezar a darle la vuelta a mi partido.

Mi rival no fallaba, estaba jugando un gran golf, así que yo tuve que empezar a hacer lo mismo. Conseguí salir 1 abajo al 16, el cual gané con un mágico par  con golpe “imposible” entre los árboles incluido y posteriormente embocando un approach. Empate al tee del 18, todos los partidos habían terminado y todo dependía de nuestro match. La tensión se respiraba en el ambiente, pero yo estaba más confiada que nunca. Logré ganar el punto con un firme par en el último hoyo. Gritos de mi equipo, felicidad y un enorme abrazo de equipo, MADRID CAMPEÓN! Después de toda la euforia y emoción de este torneo tocaban unos días de descanso en la playa y volver a Madrid para entrenar para el próximo torneo.

El Campeonato de Madrid en el Race, otra prueba que me apetecía mucho ya que llevaba bastantes años sin jugarla. El primer día hice 72 golpes, con buenas sensaciones pero los fallos de estrategia me impidieron vencer al campo. El segundo día fue especial, la vuelta más baja en competición de mi vida. Firmé un -6 (66) con 7 birdies, 1 eagle y 3 bogeys. Nada más terminar la vuelta vi que tenía una llamada de la federación española y me comunicaron que me iba al Europeo Absoluto por Equipos en tres días.

Estaba tan contenta por la noticia que casi no me dio tiempo a celebrar mi gran vuelta. Pero tocaba terminar el torneo, al día siguiente conseguí volver con muy buenas sensaciones, dejándome muchas oportunidades para birdie y aunque sin terminar de meter muchos putts conseguí hacer -5 (67). Con -11 logré hacerme con el título de campeona de Madrid sub-25. Feliz de otra gran semana de golf, estaba lista para representar a mi país en el Campeonato de Europa Absoluto Femenino.

¡Viaje a Cerdeña con la selección! La semana más bonita del año con el torneo más divertido de por medio. Dos días de medal para lograr clasificarnos entre las ocho primeras y poder luchar por el Campeonato de Europa. Representar a España es una oportunidad única, todas sabíamos que durante esa semana era o todo o nada, que teníamos que jugar a un altísimo nivel todos los días si queríamos reinar Europa una vez más. Confiábamos completamente las unas en las otras y sabíamos que lo íbamos a dar todo.

Después de los días de medal, conseguimos clasificarnos entre las 8 primeras, y tocaba salir a luchar por España. El primer match lo jugamos contra Escocia, que como era de esperar fue muy tenso y después de un 1-1 en los foursomes de por la mañana, teníamos que ganar 3 puntos por la tarde. Dos partidos ganaron muy rápido, otros dos iban perdiendo ya en los últimos hoyos, y yo salí empate al hoyo 18 después de una gran vuelta con muchos birdies. Llegamos al green del 18 y las dos tenemos un putt de 4 metros para birdie, pero ella estaba unos 10cm más lejos cuando lo medimos. Tira ella, y la mete. Birdie de la escocesa, y esto significaba que yo tenía que embocar mi putt para poder salir a play off y que España pudiese ganar el primer match. Yo estaba nerviosa, pero respirando hondo y centrándome en lo que sabía hacer conseguí embocar uno de los putts más tensos de mi vida. Esto me sirvió para salir a play off y después de 2 hoyos de muerte súbita superé a la escocesa.

España en semifinales y yo no podía estar más contenta de estar ahí! En semifinales nos enfrentamos al equipo favorito, Italia. Sabíamos que era un equipo muy fuerte, pero que si de nuevo jugábamos bien podíamos ganarlas. Jugamos los foursomes por la mañana, y yo jugué con Elena Hualde. Jugamos uno de los mejores dobles que he jugado nunca, y conseguimos vencer al equipo italiano en el hoyo 15 tras hacer 5 birdies en nuestros 6 últimos hoyos. Espectacular, ganamos los dos foursomes (2-0 por la mañana) y solo teníamos que ganar dos de los individuales. Podíamos hacerlo, pero también sabíamos que las italianas eran unas grandes luchadoras así que teníamos que dar nuestro todo!

Después de un gran día de golf logramos superar a Italia y clasificarnos para la final, contra Suecia. El día de la final llegó, y nosotras con más ganas que nunca dimos nuestro 200% en el campo. Fueron unas rivales muy fuertes y lograron superarnos y hacerse con el título. A pesar de terminar el torneo con un sabor agridulce, éramos SUBCAMPEONAS DE EUROPA y yo estoy muy orgullosa de haber podido formar parte de el equipo y de ver que todas pusimos todo lo que teníamos para dar esa semana.

Y así terminaron ocho divertidísimas semanas en las cuales he seguido aprendiendo sobre mi juego y he disfrutado muchísimo jugando al golf. He disfrutado en el campo de golf y creo que gracias a eso y a todo el trabajo que he hecho con mi entrenador, A. Salto, he logrado empezar a encontrar la jugadora que quiero ser! Ahora toca seguir entrenando y un poco de descanso antes de volver a California a competir con la Universidad.

¡Os mantendré informados!