Diario de una odisea I (Filomena a mi pesar)

Ampliar
Fecha Viernes, 15 enero 2021

Los campos de golf madrileños están trabajando a destajo para despejar toda la nieve que nos ha traído Filomena y podáis volver a disfrutar de vuestro deporte favorito.

Los equipos de mantenimiento llevan varios días con una labor de titanes para quitar la nieve y los bloques de hielo del césped y conseguir recuperarlo antes de que se queme.

En el campo de la Escuela de golf de la Federación de Madrid la actividad es incesante. Todos a una; el equipo de mantenimiento, directivos y profesores quitando nieve con excavadoras, a paladas, con lo que sea, para poder abrir lo antes posible.

El viernes comenzó la gran nevada, nadie parecía sospechar que estaría nevando durante dos días y dos noches seguidas. Filomena hacía su entrada en Madrid. Y los madrileños más ancianos no se acordaban de la última gran nevada. Más de 50 años dicen algunos.

Las instalaciones y el campo de la Escuela de golf de la Federación de Madrid se cubrieron de un manto blanco y se quedaron sin lo mejor que tienen; sin jugadores, sin los chicos del Cetema, sin profesores, sin el personal de la tienda ni de la oficina. El silencio se podía oír.

Durante los siguientes días era inaccesible la entrada de la M-30 y la de la carretera de La Coruña. El domingo y el lunes, el campo parecía un santuario blanco. El silencio parecía oírse.

Alfonso Fernández de Córdoba, el Secretario-Gerente de la FGM pedía voluntarios para acercarse a las instalaciones y comenzar a quitar nieve. La respuesta fue unánime, todos querían ir, pero algunos tuvieron que plegarse a las circunstancias. Estaban atrapados en Madrid sin posibilidad de mover sus coches.

El martes, con toda la Comunidad de Madrid y sus carreteras sepultadas bajo la nieve el equipo de mantenimiento con José Ángel y Alfonso Fernández de Córdoba a la cabeza se aventuraban en el parque. Iban provistos de picos y palas.

Primer intento fallido de acceder a las instalaciones. Desde la Administración habían priorizado otros viales que limpiar, y al ser inaccesible, tuvieron que darse la vuelta.

Continuará…