Apostando por la infancia

Ampliar
Juvenil
Fecha Miércoles, 14 julio 2021

La cantera es la base de cualquier deporte y por eso merece un cuidado máximo, siendo objetivo prioritario de la FGM. 

Con esfuerzo, dedicación y cariño la FGM acerca el golf a los jugadores más pequeños, brindándoles la posibilidad de competir y divertirse con otros chicos de su edad. Una labor conjunta en la que están involucrados de forma directísima padres, profesores y clubes.

Pensando en los más pequeños del golf madrileño, el calendario federativo está repleto de torneos para las categorías benjamines, alevines, infantiles, cadetes y juveniles. Torneos semanales durante todo el año, campeonatos de Madrid, concentraciones previas a campeonatos nacionales, puntuables zonales y campeonatos nacionales e internacionales. 

 

La Federación de golf de Madrid sigue potenciando la diversión de los niños en sus primeros torneos con el Circuito “Fun & Golf”. Que disfruten de un día de golf, jueguen bien o mal, pero que se diviertan y quieran seguir compitiendo. 

El programa estrella de la FGM “Golf en colegios”, cuya meta es incluir el golf como materia reglada dentro de la educación física. Acercar al golf a todos los escolares de la Comunidad de Madrid.

 

También señalar el programa CETEMA y sus jóvenes promesas que este año cumple 12 años. Hasta la fecha se han repartido 86 becas entre 48 alumnos que han tenido la oportunidad de formar parte de esta iniciativa orientada a facilitar y a compatibilizar la formación académica y deportiva de jóvenes golfistas, en edades comprendidas entre 14 y 18 años.

Y un largo etcétera de iniciativas para crear cantera. Para soñar y para ganar.

 

El golf es un deporte que exige mucha honestidad con uno mismo y un espíritu de superación personal. Estos valores, en los niños, son fundamentales y clave que aniden desde pequeños. 

 

Desde la Federación homenajear a estos pequeños jugadores y a sus abnegados padres que traen a sus hijos son conscientes de eso. Saben que así los dotan de otra herramienta útil para moverse por el territorio hostil que siempre, al cabo, resulta ser la vida. Con tres elementos añadidos, importantes para la educación de un niño: la conciencia de que existen reglas, el respeto por el adversario -en el golf y en la calle siempre habrá alguien más listo que tú- y acostumbrarlo a encajar victorias y derrotas con naturalidad. Con elegancia.