Ande yo caliente, ríase la gente

Ampliar
Fecha Martes, 23 noviembre 2021

A un mes escaso del invierno, ya se nota la bajada de temperaturas y con ello la “pereza” de salir a jugar al golf. 

 

Llega el frío, pero se ha demostrado que se sigue potenciando la síntesis de la vitamina D en la práctica de deporte en espacios abiertos. Además, el entorno en el que es practicado ayuda a combatir y ralentizar enfermedades mentales y oxigena mente y cuerpo.

 

Con un buen equipamiento, jugar al golf a bajas temperaturas, te permite disfrutar del campo con menos gente y planificar tu estrategia de manera distinta. 

El recorrido, dependiendo de la estación, se tiene que jugar de una u otra forma. En invierno los greenes están más blandos y el campo más lento por el efecto del agua, lo que implica otra forma de juego. 

 

A menor temperatura el aire es más denso y la bola estará fría, lo que genera que se pierda spin y velocidad, lo que es lo mismo se pierde distancia. Y en la entrada al green, evitar golpes muy altos, pues debido a la dureza del green no darán el resultado que se podría esperar.

 

Abrigarse sin que ello afecte a tu capacidad para realizar un correcto swing y mantenerse seco es fundamental para disfrutar del golf en invierno. Las extremidades y la cabeza son las partes que más calor pierden, por ello se ha de mantener las manos, pies y cabeza calientes. Guantes de invierno/técnicos (en las dos manos), zapatos de golf impermeables (calcetines técnicos) y un buen gorro mitiga la pérdida de calor. Si además cabe un termo con bebida caliente mejor que mejor para aguantar los 18 hoyos calentito.

 

Si nunca has sentido bajo tus pies como cruje el hielo de green es que nunca has jugado en invierno al golf.

 

De todas maneras los campos de golf de Madrid, y de casi toda España, se distinguen de los del resto de países europeos por su buen clima durante todo el año. Es por ello que, un 28 por ciento de los turistas optan por España por delante de otras opciones como Portugal, con un 17 por ciento, Reino Unido, con un 16, Francia con un 7 y Estados Unidos, con un 6 por ciento.

 

Golf en invierno, apto para valientes abrigados.