Adrián Mata: otro gran estreno de la etapa profesional

Ampliar
Profesionales
Fecha Martes, 15 septiembre 2020

Si esta semana celebrábamos el primer triunfo de Alejandro Del Rey como jugador profesional, hoy toca hablar de otro joven recién licenciado, y que ha estrenado su palmarés como profesional; Adrián Mata, que se llevó ayer el torneo de Barberán y Collar del Circuito de Madrid de profesionales.

En verano, dejó su prolífica etapa amateur (miembro fijo de los equipos nacionales y de Madrid, jugador de campeonatos de Europa y British Boys…) para empezar su sueño de dedicarse profesionalmente al golf, y al igual que Del Rey, sus primeros pasos han llegado en el Alps Tour, donde ha superado uno de los dos cortes, quedando en el puesto 25º del Mirabelle Open, torneo en el que ganó su amigo Del Rey.

Aunque, su primeros golpes como profesional los dio en el Circuito de Madrid, donde ha jugado las cuatro pruebas del verano, hasta que en la última, la de ayer en Barberán y Collar, se llevó el gato al agua con una gran vuelta de -6.

“Llegaba sin expectativa ninguna a este torneo, sin entrenar el campo y casi sin dormir tras haber llegado de Francia el domingo por la noche, pero se ve que, a veces, el llegar relajado y sin presión sale bien. He empezado como un tiro, iba ya -6 en 10 hoyos, y los últimos ocho han sido de jugar no tan agresivo y, finalmente, ha servido para ganar.”

Su paso al profesionalismo sorprendió a muchos, pues parecía que todavía tenía muchos éxitos por delante en el mundo amateur, pero llegó un momento tras el confinamiento en el que Adri lo vio claro:

“Me pasé a pro básicamente por poder jugar, ya veía la mala pinta que tenían las competiciones amateurs porque se iban a cancelar, y teniendo tarjeta del Alps Tour vi que era una buena oportunidad. Sumado a los torneos del Circuito de Madrid, se ve que me está yendo más o menos bien, porque más allá de los resultados, estoy jugando, que es lo que quería.”

Desde luego, su vida como profesional tiene poco o nada que ver con la que estaría teniendo en caso de seguir como amateur, pues como él mismo nos dice, entrenar no está entrenando nada:

“Está siendo competición constante, no he tenido ni un día para entrenar en las últimas semanas, así que me estoy centrando en mantener mi swing en competición y, sobre todo, tratar de tener la cabeza fría y despejada, porque cuando juegas tantos torneos seguidos, puedes llegar a terminar muy quemado. Y lo que queda… Porque si se me da un poco bien, todavía me quedan 2-3 semanas más, de hecho hoy me voy a Italia para el Alps de esta semana. Necesito un top-10 o top-15 en lo que queda de año para asegurarme la tarjeta de 2021, por lo que esta victoria es un buen espaldarazo.”