Vuelve el Match España-Francia sub-18

Ampliar
Juvenil
Fecha Jueves, 8 noviembre 2018

Los madrileños Rodrigo Martín y Luis Masaveu forman parte del equipo nacional.

Este fin de semana, días 10 y 11 de noviembre, se celebra uno de los Matches Internacionales de categoría Sub 18 más veteranos y prestigiosos de cuantos se juegan en Europa, el que mide a España y a Francia en el Club de Golf de Pau, el más antiguo de la Europa continental (1856). El equipo español busca su vigesimoprimera victoria en un duelo que ha consumido ya 36 ediciones.

Para tal misión, el combinado español estará formado por el navarro Javier Barcos, el abulense Álvaro Morales –que sustituye a Albert Boneta, en proceso de recuperación de una lesión de muñeca-, el cántabro Samuel Espinosa, el sevillano Pedro Marín, los madrileños Rodrigo Martín y Luis Masaveu, el barcelonés Josep María Serra y el asturiano Esteban Vázquez.

Las funciones de capitán recaen en Ion Ander Corral, mientras que las labores técnicas son para Salvador Luna, Yago Beamonte y Ernesto Fernández de Gamboa, Director Deportivo del Comité Técnico Amateur Masculino.

Los equipos español y francés se enfrentarán durante dos jornadas, disputándose en la primera de ellas los cuatro foursomes matinales (cada pareja juega con una sola bola y se puntúa en cada hoyo) previos a los ocho partidos individuales de la tarde. En la segunda jornada de competición se volverán a disputar otros ocho enfrentamientos individuales.

La última edición data de 2015, año en el que España, es este mismo mítico escenario, cosechó su vigésima victoria de forma inapelable (8,5-21,5), siendo superior en todas las parcelas del juego en las dos jornadas de juego. El equipo español estuvo formado entonces por doce jugadores: Alejandro del Rey, Ángel Hidalgo, Adrián Mata,…

Un año antes, la selección francesa superó a la española por 17.5-12.5. En la última jornada, para la que estaban programados los doce enfrentamientos individuales, Francia y España empataron a seis puntos, un resultado que impidió a los españoles compensar la desventaja de cinco con la que partían tras la celebración de la primera ronda, muy complicada meteorológicamente hablando, lluvia continua que llevó el campo al límite, un escenario en el Francia ya dominaba por 11,5 a 6,5.