Presentado el estudio del uso del agua en los campos de golf de España

Ampliar
Promoción, desarrollo y formación
Fecha Viernes, 25 enero 2019

La Real Federación Española de Golf, en colaboración con las principales asociaciones de golf –Asociación Española de Greenkeepers, Asociación Española de Gerentes del Golf, Asociación Española de Campos y PGA de España– presentó ayer en la Feria Internacional de Turismo en Madrid el “Estudio del uso del agua en los campos de golf españoles”, que refleja que casi el 80 por ciento de las instalaciones de menos de 18 hoyos, y más del 60 por ciento de las de 18 hoyos o más, utilizan en su riego agua regenada o desalada, no aptas para el consumo humano.

El estudio recoge las respuestas a un formulario enviado a todos los campos en los que se recaba información sobre las fuentes de extracción de agua, el tipo de agua usada, su porcentaje de uso y calidad de estas, además de propuestas de trabajo en materia de regulación de fitosanitarios. Se obtuvieron un 58 por ciento de respuestas procedentes de las 408 instalaciones de golf que hay en España.

Se destaca que el 76,2 por ciento de los campos de menos de 18 hoyos utilizan agua reciclada no potable; un 1,2 por ciento agua desalada y un 22,6 por ciento de las respuestas recibidas, otras fuentes.

En el caso de los campos de más de 18 hoyos, un 57,3 por ciento usa aguas recicladas, un 3,6 por ciento agua desalada y el 38,5 por ciento usa ‘otras fuentes’.

 

Para Gonzaga Escauriaza, presidente de la Real Federación Española de Golf: “Este estudio, realizado con la colaboración de un número muy significativo de campos de golf de España, pone de manifiesto que este sector es el primer interesado no solo en preservar, sino en mejorar el medioambiente. El elevado número de campos que utilizan agua regenerada no apta para consumo humano contribuye a generar riqueza, ya que dicha agua es pagada por los campos de golf”.

Todas las instituciones, asociaciones y responsables de los campos de golf propugnan por una regulación nacional en relación con la gestión y el uso del agua que ayude a mejorar su calidad -el estudio recoge que la valoración del agua utilizada en el riego de las áreas de juego es de un 7 sobre 10 en el caso del agua desalada, y de un 5,6 en el caso del agua regenerada-.

Escauriaza añadió que “este estudio, realizado con la colaboración de un número muy significativo de campos de golf de España, pone de manifiesto que este sector es el primer interesado no solo en preservar, sino en mejorar el medioambiente. El elevado número de campos que utilizan agua regenerada no apta para consumo humano contribuye a generar riqueza, ya que dicha agua es pagada por los campos de golf”, e instó a las administraciones públicas a que “miren con buenos ojos a la industria del golf, que está muy concienciada con el medioambiente y además aporta más de 2.000 millones de euros al conjunto de la sociedad española, ya que los campos que se suman al uso de este tipo de agua es cada vez mayor, siempre y cuando tengan acceso a ello”.

En el caso de las respuestas de los campos de golf de Madrid, fueron 21 de las 32 instalaciones las que participaron en el estudio, un 65 por ciento.

 

Ver el estudio